TRATAMIENTOS

ADICCIÓN A LA TECNOLOGIA

La adicción a la tecnología se detecta cuando existe un uso excesivo y descontrolado del celular, videojuegos, internet o redes sociales, impacta negativamente otras áreas de la vida de la persona. Además, cuando no puede utilizarlos se siente angustiado, tenso e indeciso.

El uso compulsivo de las nuevas tecnologías activa el sistema límbico del cerebro (las estructuras que dirigen las emociones y el comportamiento, de la misma manera en que se altera cuando se consume alguna droga), de la misma manera en que se alteran cuando se consume alguna droga, por eso su capacidad de generar adicción.

Síntomas más comunes:

  • Crisis asmáticas, ansiedad, estrés y depresión al usarlas o no usarlas.
  • Dificultad para entablar relaciones interpersonales.
  • Aislamiento o falta de contacto social.
  • Problemas personales.
  • Sentimiento de soledad.
  • Baja autoestima.
  • Presiones y ambiente familiar violento.
  • Problemas físicos como la tendinitis.
  • Resequedad ocular y perdida en la agudeza visual.
  • Problemas vasculares por el poco movimiento.
  • Cambios en el ciclo de sueño.
  • Sacrifica las cosas importantes por estar conectado a las redes.
  • Miente a su familia, su trabajo o colegio respecto al uso tecnológico.
  • Se convierte en un esclavo de la tecnología, perdiendo el control sobre sí mismo.

Necesita ayuda profesional para poder salir adelante.

DEPRESIÓN

Dentro de las enfermedades mentales con mayor prevalencia está indudablemente la depresión, sin embargo no siempre es diagnosticada a tiempo. La depresión se ha convertido en la mayor causa de mala salud y de discapacidad en el mundo con 322 millones de personas afectadas afirma la organización mundial de la salud (OMS). La tasa mundial de depresión ha aumentado un 18% en una década y existe un vínculo entre la causante del alcoholismo, del consumo de drogas y del suicidio.

De acuerdo a nuestra experiencia; es bien conocida la interrelación entre depresión y las adiciones: un sujeto depresivo puede recurrir al consumo de sustancias psicoactivas como medio paliativo. También es habitual que sujetos dependientes de sustancias psicoactivas padezcan depresión como patología asociada. La proporción de personas que sufren de depresión entre la población adicta es más alta y puede seguir aumentando.

Para que un programa de rehabilitación de esta enfermedad dual: depresión-adicción tenga mayor  probabilidad de éxito se requiere de un enfoque integrado de ambas patologías. Si no se trata la depresión, no se tendrá éxito en el abordaje del consumo problemático del alcohol y/o de drogas.

Sin lugar a dudas se debe tratar ambas enfermedades de forma integral.

LUDOPATÍA

Ludopatía o Adicción a las apuestas, es una enfermedad física, emocional, psicológica y social.

Es un comportamiento que se caracteriza por la incapacidad que tiene una persona de abstenerse y detenerse respecto al juego a pesar de estar conscientes de sus consecuencias negativas.

Las características de un ludópata son:

  • Obsesión continua por jugar y conseguir dinero para seguir jugando.
  • Necesidad de jugar mayores cantidades de dinero o durante mayor tiempo para alcanzar o conseguir el grado de excitación deseada.
  • Fracaso repetido en los esfuerzos para controlar, interrumpir o detener el juego.
  • Se siente intranquilo o irritable cuando no puede jugar.
  • Pierde constantemente dinero en el juego y regresa lo más pronto posible para intentar recuperarlo ; Cuando gana regresa para ganar más.
  • Utiliza el juego como una alternativa para escapar de los problemas.
  • Engaña a los miembros de la familia u otras personas para ocultar el grado de su problema para controlar el juego.
  • Posibilidad de cometer actos ilegales para financiar el juego.
  • Arriesgar o perder relaciones interpersonales, trabajo y/o oportunidades.

Por lo general solo no puede controlar la adicción y necesita ayuda especialista para poder vivir sin la adicción a las apuestas.

ALCOHOLISMO

Actualmente, el alcohol se encuentra al alcance de todos, por lo tanto, el alcoholismo es un problema grave en nuestra sociedad.

Consumir alcohol u otras sustancias funciona como un escape de la realidad, su función es evadir las emociones o vivencias displacenteras.

El consumo fuerte de alcohol o el alcoholismo se muestra cuando se pierde el control de este, y a pesar de las consecuencias, continúa el consumo. Algunos factores o focos rojos que debemos tomar en cuenta y que nos ayudarán a identificar el consumo excesivo o pérdida de control son:

  • Blackouts frecuentes, el no acordarte de partes de la noche anterior.
  • A lo largo de mi carrera de consumo ha aumentado mi tolerancia, bebo más de lo que bebía sin alcanzar el mismo efecto.
  • “Cruda moral”, hacer cosas que no harías sobrio, arrepentimiento o culpa sobre algo que hiciste al estar intoxicado, manejar intoxicado, sentimiento de vergüenza o de vacío emocional.
  • Pérdida de control, una vez que comienzo a tomar se despierta en mí una necesidad de continuar haciéndolo, o el clásico “la última y nos vamos”.
  • Problemas en casa, regaños, castigos, o preocupación de los demás por mi consumo.
  • Problemas con mi pareja, a mi pareja no le gusta que beba, si tengo problemas o discusiones con mi pareja cada vez que bebo o bebemos.
  • El alcohol como prioridad, si prefiero no asistir a eventos porque no va a haber alcohol.
  • Faltar a clases o a trabajar al día siguiente, ya sea por la intoxicación o por la resaca, descuidar mis actividades diarias.
  • Si para bajar el estrés o la ansiedad, irme a beber es mi solución.
  • Si al día siguiente de la intoxicación me bajo la ansiedad “curándomela” con cerveza u otra bebida.

CODEPENDENCIA

¿Qué es la codependencia?

La codependencia es una condición psicológica en la cual existe un vínculo de relación disfuncional. Necesariamente debe haber dos sujetos enfermas, que alimentan cada uno a su vez la patología del otro.

El codependiente, busca (a veces inconscientemente) desviar la atención hacia la otra persona y tiende a controlar todo lo que hace (horarios, comida, vestimenta, forma de hablar, hábitos, amistades, relaciones) para hacer notar que es el otro, quien tiene un problema.

El codependiente evita saber que él mismo está enfermo, se enfoca en el diario vivir del otro y resuelve sus problemáticas, dejando de lado su propio padecimiento, negándose a resolver sus propias emociones, cuidados y necesidades. Como resultado ambas partes seguirán empeorando de manera crónica si es que no se tiene la atención profesional adecuada.

DROGADICCIÓN

Muchas personas no logran comprender porque algunas personas se vuelven adictas o dependientes a sustancias psicoactivas y otras no, pudiendo pensar que aquellos que se vuelven adictos carecen de moral o fuerza de voluntad y que pueden dejar de usar drogas tomando la decisión de parar.

La realidad es que la adicción es un enfermedad cerebral definida por la OMS como crónica y recurrente en la cuál hay una búsqueda y uso compulsivo de la sustancia a pesar de sus consecuencias adversas. Se considera una enfermedad cerebral porque las drogas cambian al cerebro en maneras que hacen que el dejar de usarlas sea duro hasta para quien quiere dejarlas.

La decisión inicial del consumo de sustancias suele ser voluntaria, pero el uso repetido puede llevar a cambios en el cerebro que desafían el autocontrol, estos cambios pueden ser persistentes por lo que a la adicción se le considera como una enfermedad reincidente. El tratamiento debe ser continuo y adaptado a las necesidades individuales de cada persona.

Llama ahora

Abrir chat